info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

150.000 niños afectados por divorcios cada año. Guía básica para que se adapten los menores

150.000 niños afectados por divorcios cada año. Guía básica para que se adapten los menores


La Asociación Española de Abogados de Familia ha reclamado un pacto de Estado sobre la familia para facilitar la conciliación y la creación de una jurisdicción específica para abordar los divorcios, que afectan cada año a 150.000 niños. En España a lo largo del año 2017, 400.000 parejas se divorciaron en nuestro país o, lo que es lo mismo, tres de cada cinco. España se ha convertido en el segundo país de la Unión Europea con la mayor tasa de rupturas, con una media de 400.000 anuales, cinco cada minuto.

Gregorio Gullón Arias, responsable de los Servicios de Atención a Familias Reconstituidas y Mediación para Familias con Hijos/as Adolescentes. Continúa: “Las familias reconstituidas en realidad han existido siempre, pero lo que ha cambiado es el punto de partida de las mismas. Con anterioridad el punto de partida era el fallecimiento de uno de los progenitores, por lo que se inscribían en la lógica del reemplazo del fallecido. El padrastro o la madrastra no solo sustituían al fallecido en la relación conyugal, sino también en sus funciones parentales, de tal modo que la nueva familia suponía una continuidad con la familia tradicional”.

"Pese a ser uno de los países con mayor conflictividad familiar, España es el Estado de toda la UE que menos dinero y medios profesionales dedica a la ayuda y protección de la familia", asegura la presidenta de Aeafa, María Dolores Lozano. Las relaciones entre los hijos y las madrastras/padrastros a menudo es complicada en un primer momento, ya que ven a esta nueva figura como un intruso que les va a separar de su figura de apego quedándose solos y sin cariño. La relación mutua entre los padres biológicos no es tarea facil ya que estos actuan como intermediarios, espias ... Cargandoles con responsabilidad que generan culpa.

En medio de esta disputa se encuentran los padrastros, que no saben que papel tomar ante estas situaciones; la consulta más habitual en los Servicios de Atención a Familias Reconstituidas y Mediación para Familias con Hijos/as Adolescentes es que posición deben adoptar las nuevas parejas respecto a los hijos del otro, y el rechazo de estos hacia los nuevos cónyuges. Aunque los hijos se suelen llegar a revelar tras comenzar la convivencia, haciendolo con manifestaciones conductuales que esconden un sufrimiento interno tras la nueva situación.

El sistema perfecto para evitar que esto suceda no es nada fácil. Aunque se pueden seguir una serie de reglas que hay que partir:

  1. El punto de partida, tanto padres como hijos deben dejar el tiempo suficiente para eleborar el duelo por la separación

  2. Una familia reconstituida NO es una familia tradicional. Y sus miembros han de saberlo.

  3. Los padrastros no van a ocupar un puesto que no es suyo, de hacerlo surgirían las lealtades invisibles hacia el progenitor.

  4. Hay que poner límites, aunque pensemos que la situación es dura

  5. El respeto es obligatorio, mantener una relación de respeto ayuad a fomentar el contacto con ambos padres.

  6. La comunicación desempeña un papel importante.

  7. Empatizar con los pequeños suele dar buenos resultados, ponerse en su piel y ayudarle que expresen sus temores.

Tras seguir esta guía básica la nueva pareja tiene muchas menos posibilidades de resentirse, la tarea primordial de los adultos que se enfrentan a la difícil tarea de constituir una nueva familia es evitar el sufrimiento, prioritariamente de los menores.