info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

Debemos de enseñar a aprender, la educación puede ser un modo de justicia e igualdad social

Debemos de enseñar a aprender, la educación puede ser un modo de justicia e igualdad social


Robert Slavin, nacido en Washington y residiendo en Baltimore con 67 años de edad, es psicólogo y máximo impulsor del aprendizaje cooperativo, que dirige el centro de investigación y reforma en educación de la Johns Hopkins Universit. Afirma tener fuertes sentimientos morales, e indica que esa es la lección más importante de toda religión.

 

¿El éxito es para todos?       

Es la idea, el éxito de todos los alumnos en todas las escuelas.

Ambiciosa...

Nos basamos en evidencias científicas; seleccionamos los mejores métodos de aprendizaje de Gran Bretaña y EE.UU., los que se han contrastado y demostrado que funcionan.

¿Y cuáles son esos métodos?

La tutoría es uno de los mejores. El refuerzo de tutor a alumno o a un grupo pequeño de alumnos es una de las maneras más eficaces de conseguir que un alumno dé un salto cualitativo.

Parece lógico.

Sí, pero en la gran mayoría de casos a los alumnos con dificultades se los deja atrás aludiendo problemas de aprendizaje o familiares. A la mínima se les adapta el currículo, y el tema se resolvería con tutoría dentro de la escuela.

¿Y refuerzo mediante clases particulares?

No todos se lo pueden permitir, y además es menos efectivo.

La comprensión lectora es uno de los caballos de batalla.

Hoy podemos asegurar el éxito de todos los estudiantes. La cuestión no es que las cosas hayan empeorado sino que no han mejorado. En el campo educativo estamos haciendo lo mismo que en los sesenta y nadie se lleva las manos a la cabeza por ello, lo que me parece increíble.

¿Hay que obligarles a leer en casa?

Forzar a otro no es una buena idea, y además ese no es el papel de los padres. Los padres no son docentes. Es un problema de método.

¿A qué se refiere?

Las clases magistrales con los alumnos tomando nota no funciona. Los métodos que funcionan implican al estudiante. Enseñar es estimular. Y mejor trabajar en corro que en filas.

Defiende el aprendizaje cooperativo.

Sí, en el que los estudiantes trabajan en pequeños grupos, tienen una tarea conjunta que realizar y se ayudan mutuamente a aprender el material académico. El aprendizaje cooperativo se ha demostrado muy eficaz en muchas áreas temáticas y en distintos niveles académicos.

¿Por qué?

Lejos de la clase magistral, el profesor es una herramienta del aprendizaje y su objetivo básico es enseñar a aprender. Y los estudiantes se sienten cómodos participando y debatiendo.

Eso si participan...

Lo esencial es que los estudiantes se impliquen. Que estén contentos no basta, tienen que tener una razón para aprender el contenido.

¿Y cuál es esa razón?

Para todos los niños, desde párvulos hasta el bachillerato, ¿qué es lo más importante?

Sus compañeros.

Correcto, y si los haces trabajar en grupos estás aprovechando su interés social como motor.

Siempre hay el que no trabaja.

Los equipos tienen que estar equilibrados y estructurarse de manera que todos aporten. Utilizamos el informador aleatorio: Cada participante de los grupo de cuatro tiene un número que ellos se distribuyen y que el profesor desconoce. Cuando dice ese número, el alumno debe responder, como en un juego televisivo.

El equipo se molesta con el que no sabe responder.

Los equipos entienden que si están siendo crueles con el que tiene el rendimiento más bajo eso no les ayudará. Funciona como en un equipo deportivo: el éxito individual es el éxito colectivo y viceversa. Llevamos muchos años de práctica y sabemos que todos los alumnos se esfuerzan y todos mejoran, son estadísticas.

Ellos mismos se dividen entre populares y pringados.

La competencia entre equipos bien llevada conduce a la cooperación. Cuando los niños se implican y colaboran no tienen problemas de comportamiento, de hecho el bullying se reduce casi a cero.

¿Qué dicen los estudios de la tecnología en las aulas?

Estoy convencido de que un día la tecnología llegará a ser parte importante de la docencia, pero a día de hoy las investigaciones dicen que no marca diferencia cualitativa alguna desde el punto de vista de la capacidad lectora, sólo una pequeña diferencia en matemáticas.

¿...Y sobre los deberes?

Se ha comparado el resultado de docentes que dan muchos deberes y de docentes que apenas dan, y no hay diferencia. Los deberes suelen consistir en las mismas actividades aburridas que se hacen en la escuela y no te permiten utilizar el ambiente familiar para hacer algo estimulante.

Pues la batalla entre padres e hijos por los deberes es ardua...

Si yo fuera docente asignaría tareas para extender el trabajo creativo, para ir más allá de lo que puedo hacer en el aula.

Su formación es de psicólogo pero decidió dedicarse a la educación.

Porque la educación tiene un impacto enorme sobre la naturaleza de nuestra sociedad. Que muchos estudiantes pasen por el sistema educativo sin aprender nada causa mucho daño al alumno y a la sociedad.

Las universidades son negocios que dividen a la gente en clases.

Los estudiantes tienen derecho a tener una experiencia de éxito común en la escuela. Blo­quear un futuro potencial a un niño no es aceptable. Si resolvemos ese primer paso, las universidades de élite perderán fuerza.