info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

Educar a los niños sin azotes favorece el desarrollo saludable de los menores

Educar a los niños sin azotes favorece el desarrollo saludable de los menores


Si queremos criar a nuestros hijos sin recurrir a azotes, gritos o cachetes llega un momento que necesitamos consejos, herramientas concretas y técnicas útiles a las que acudir.

Hay una primera cuestión que, si nos la planteamos, nos va a dar la clave para el control. Hemos aprendido a reconocer la ira que suele preceder al cachete y la pérdida del autocontrol. Unido a eso podemos empezar por algo sencillo, que es, reconocida la ira, concienciarnos para nunca dar un azote movidos por la ira, los consejos de los expertos:

  • Nunca dar un cachete en caliente

  • Los niños tienen tanto derecho como los adultos a ser tratados con respeto

  • Fijar técnicas para el día a día

Consecuencias del castigo corporal

Según los investigadores de la AAP, el castigo corporal está relacionado con un mayor riesgo de trastornos, tanto de comportamiento como cognitivos, psicosociales, físicos o emocionales, en los niños que los sufren. Los golpes a niños menores de 18 meses aumentan la probabilidad de que padezcan lesiones físicas, pueden llevar a un comportamiento agresivo en niños en edad preescolar y escolar, y aumentan los enfrentamientos de los hijos con los padres, dañando así la relación filio-paternal.

Educar según las etapas de la infancia

La palabra «disciplina» proviene del latín («disciplinare»), que significa enseñar o entrenar, siendo el discípulo el seguidor o alumno de un maestro, líder o filósofo. Educar a los hijos no es sencillo, pero conocer algunas estrategias disciplinarias efectivas, apropiadas para la edad y el desarrollo de un niño, ayudan a hacer esta tarea más llevadera.

La American Academy of Pediatrics (AAP), de EE UU, ofrece una serie de pautas de disciplina que los padres pueden seguir y que permiten al niño regular su propio comportamiento, evitándole sufrir daños, realzando sus habilidades cognitivas, socioemocionales y de funcionamiento ejecutivo, y reforzando los patrones de comportamiento enseñados por sus padres y cuidadores.

Evitar este tipo de conductas

Los pediatras para evitar este tipo de conductas sugieren que a la hora de educar los padres apliquen lo que definen como disciplina positiva, permitiendole un desarrollo saludable. Este método se explica en 10 pasos:

  • Imitación. Enseñar al pequeño las consecuencias de su comportamiento.

  • Poner límites Adaptar el lenguaje a cada edad para así asegurarnos que comprenden las tareas.

  • Explicar las consecuencias de las conductas, calmados, exlicar las consecuencias de las conductas.

  • Escucha a tu hijo. Escuchar el porque de este comportamiento.

  • Prestar atención. Una herramienta muy poderosa.

  • Fortalecer sus comportamientos positivos. Lo negativo debemos excluirlo.

  • Ignorar un mal comportamiento. Esto puede hacer que el niño descubra por si solo que ha tenido un mal comportamiento.