info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

El novedoso método Dide, que detecta hasta 35 dificultades en el aprendizaje

El novedoso método Dide, que detecta hasta 35 dificultades en el aprendizaje


El conocimiento de las dificultades de cada alumno ayudará a mejorar su rendimiento y motivación así como el ambiente social del centro.

Es una metodología que facilita la toma de decisiones cuando el profesional de la salud en los colegios necesita evaluar el desarrollo y aprendizaje de los alumnos y realizar un diagnóstico.

El método díde recoge información significativa sobre la evolución del niño en poco tiempo y orienta la gestión de posibles dificultades que pueden ocurrir simultáneamente en un momento del desarrollo y aprendizaje de los niños. Su patrón de evolución cambiante con el tiempo hace más necesario el uso de díde a lo largo de sus etapas de crecimiento.

El niño/a es el centro de nuestra atención, no participa activamente durante el estudio, nos interesan las observaciones sobre cómo se desenvuelve en situaciones cotidianas relacionadas con su desarrollo y aprendizaje tanto en su entorno familiar como educativo.

“Imagina cómo cambiaría un país si fuéramos capaces de detectar todas las dificultades de aprendizaje de todos los niños”, explica, soñador, el creador de Dide, Alberto Ramírez

El método díde es capaz de identificar y detectar hasta 35 dificultades en el aprendizaje y el desarrollo de niños de entre 2 y 18 años.

Los cuestionarios en los que se basa el método, cuya creación estuvo financiada con fondos Feder, la herramienta con la se trabaja recoje la observación de quienes participan en el estudio díde.  Son preguntas sencillas y accesibles que reflejan lo que sucede en esas situaciones cotidianas relacionadas con los indicadores que se valoran. Los cuestionarios están configurados por grupos, relacionados entre sí.  La intención es reducir la amplitud de indicadores que detecta díde para que el observador pueda concentrarse en cada grupo.

Los resultados son automáticos y personalizados. Configuran y muestran las valoraciones de todos los participantes en el estudio en función de su observación individual.  El método díde distingue tres niveles de resultados para recomendar cómo es necesario actuar en la prevención:

Niveles altos: los indicadores que están en este nivel pueden estar suponiendo una dificultad para el niño. Para confirmar este resultado es necesaria la opinión de un profesional de la salud.
Niveles intermedios: los indicadores que aparecen en este nivel nos indican que hay señales que pueden derivar en una dificultad. Habrá que prestar especial atención a su evolución cuando se repita el estudio díde.
Niveles bajos: en este nivel están los indicadores en los que no parece existir ninguna dificultad.

Las pautas díde son consejos profesionales que facilitan la interacción de familiares y docentes con el niño/a. Hay dos tipos de pautas que sugerimos al orientador para transmitírselas a padres y profesores.

– Las más genéricas se pueden poner en práctica fácilmente y aparecen para los tres niveles de resultados, son las que recomendamos para padres.
– Las más específicas o técnicas puede escogerlas el orientador según considere que los padres y profesor las pueden poner en práctica y las necesidades del niño/a.

La iniciativa ha llegado a cinco países y ha ayudado a detectar problemas en la educación, el aprendizaje, el desarrollo emocional, la socialización y el comportamiento de más de 2.500 niños. Hasta ahora en España díde está implantado en las dos escuelas infantiles gestionadas por el Ayuntamiento de Ponferrada, Mago Chalupa y Camino de Santiago.

Díde es una herramienta con la que detectar de forma temprana las posibles dificultades del aprendizaje y desarrollo. Los resultados de la detección ofrecen mucha cantidad de información en poco tiempo. El orientador puede añadir díde como una herramienta complementaria a su proceso habitual de evaluación, acortando los tiempos para llegar a un diagnóstico final.

De esta manera, entre todos y todas podremos seguir luchando por la igualdad de oportunidades de nuestros hijos e hijas, eliminando la mayor cantidad de obstáculos posible que les impidan alcanzar el éxito escolar.