info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

La disminución del juego libre de los niños afecta a la salud mental infantil

La disminución del juego libre de los niños afecta a la salud mental infantil


Extralimitar el cuidado de los niños al momento del juego puede comprometer su desarrollo psicológico

Muchos padres suelen tener extremo cuidado e incluso intervienen en los juegos de los niños, en oportunidades hasta tratan de resolver los conflictos o de intervenir cuando discuten con otros niños por un juguete o por quien ha ganado, sepa que si es así, le está haciendo un flaco favor que está arriesgando su desarrollo psicológico.   

Los pedagogos, psicólogos y médicos que vinculan el declive del juego libre, espontáneo y sin supervisión de padres son  beneficiosos para contrarrestar las enfermedades mentales infantiles, en especial la depresión y la ansiedad.  

La depresión y ansiedad pueden tener su origen en el estricto control de los padres durante el tiempo de juego de los niños.

"Decidir con quién, dónde, cuándo y a qué jugar obliga a negociar, pactar, tomar decisiones, asumir riesgos… Y eso mejora la confianza y la resiliencia, es decir, la capacidad de adaptarse de manera optimista a las adversidades", expone Jaume Bantulà Miembro del Observatorio de Juego Infantil.

El especialista explica que muchos niños se ven privados de esta experiencia de aprendizaje debido a la constante vigilancia y sobreprotección de los padres.

El monitoreo constante de las actividades infantiles ocasiona una notable falta de libertad para jugar y explorar por ellos mismos, para desarrollar intereses propios y aprender a controlar su vida y emociones.

Katia Hueso, cofundadora del Grupo de Juego en la Naturaleza Saltamontes, la primera escuela infantil al aire libre de España, asegura que los niños que dependen de los padres van a  tener problemas para resolver sus problemas en la edad adulta.

Muchos factores inciden en la superprotección de los adultos, la vida en las ciudades, los horarios laborales y las políticas infantiles limitan el juego independiente de los niños en la calle.