info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

Los hiperactivos, olvidados por el sistema educativo

Los hiperactivos, olvidados por el sistema educativo


En general, el sistema educativo abandona a los escolares con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad en la adolescencia, precisamente cuando son más vulnerables.

Hay profesores que son auténticos héroes, Opina el neuropsicólogo José Ramón Gamo.

Jose Ramón Gamo, experto en el tratamiento de TDAH y que intervino ayer con Eusarghi en una jornada de personas con TDAH, pidió a los padres de estos chicos que "aparquen sus prejuicios y apuesten por sus talentos" en nuevas tecnologías, videojuegos, música o grafitis como vía de desarrollo profesional para quienes han sido apartados del sistema.

El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo que afecta entre al 3 y al 7 % de la población mundial, que está detrás de uno de cada cuatro casos del fracaso escolar, y que se convierte en un problema cuando llegan a la adolescencia, arrastrando una gran carga de fracaso escolar, reproches, castigos y baja autoestima, con conflictos familiares y altos niveles de estrés y ansiedad.

Jose Ramón Gamo denunció en las jornadas que el sistema educativo "les abandona en el momento en que son más frágiles y de mayor vulnerabilidad", con el riesgo que esa exclusión que esto genera.

Aconsejando a las familias a "restar importancia al fracaso escolar" y "buscar focos de motivación" en vocaciones que no se identificaban como algo productivo" ya que a día de hoy "les pueden abrir oportunidades profesionales".

Se refirió así a youtubers, a artistas de grafitis o a deportistas, que son aficiones que se suelen "desprestigiar pensando que por ahí no van a poder construir una profesión y se equivocan".

Gamo también resalta que los chicos asistidos por un coach, se gane su confianza para que, con sentido común, les motive y acompañe, como alternativa a las líneas clásicas de intervención con terapias de psicólogos "contratados por sus padres, que reman siempre a favor del adulto".

El coach no tiene que ser necesariamente un psicólogo, sino alguien que quiera asumir convertirse en esa figura de guía, por ejemplo un entrenador o incluso un profesor, aclaró Gamo.