info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

Terapias personalizadas con robots a niños con TEA

Terapias personalizadas con robots a niños con TEA


El autoaprendizaje de los robots ofrece estimaciones personalizadas del comportamiento de los niños

Los niños con el Trastornos del Espectro Autista tienen problemas para reconocer los estados emocionales de las personas de su entorno, es complicado distinguir una cara feliz de una triste. Para ayudarles, algunos terapeutas utilizan como novedad robots capaces de mostrar estas emociones y hacer que los menores imiten y respondan de forma apropiada.

Este tipo de tratamiento es muy eficaz si el robot imita la conducta del niño mientras recibe la terapia. Por ello un equipo de investigadores MIT Media Lab ha desarrollado un tipo de aprendizaje automático personalizado que permite al robot estimar el comportamiento de los niños durante estas interacciones recopilando los datos de cada uno y personalizando su actuación.

Los robots tienen integrada una red de "deep learning" que hace que la percepción  con respecto a las respuestas de los niños coincida con las evaluaciones realizadas por los especialistas, algún día estas máquinas podrán proporcionar estimaciones más consistentes de los comportamientos.

Llamar la atención de un niño con TEA es un gran desafío, en cambio los robots llaman la atención de ellos muy fácilmente

La finalidad no es crear robots que reemplacen a los humanos, si no utilizarlos como complementeo a sus terapias. La coautora y profesora del MIT que lidera la investigación, Rosalind Picard, ha explicado que la personalización es lo más importante en este tipo de tratamientos.

Los pasos son los siguientes:

  • Se muestran fotos de los niños o tarjetas de diferentes caras que muestran diferentes emociones (de miedo, tristeza, alegría...)

  • El terapeuta programa el robot para que reproduzca las expresiones al niño

  • La clave es el comportamiento del niño ante estas expresiones

El niño debe de estar muy atento, esto puede llegar a ser un gran desafio para el especialista y en cambio los robots lo consiguen con mucha facilidad. Además, los humanos cambian sus expresiones de muchas formas distintas y los robots siempre lo hacen de la misma manera, lo que es menos frustrante para el niño, quien consigue aprender de una manera muy estructurada.