info@formacionalcala.es   (+34) 953 58 53 30 / Whatsapp: 670 96 62 81
  Descarga nuestra app   Hoja de matrícula

Un joven con autismo construyó una réplica del Titanic con Legos y juntos recorren el mundo

Un joven con autismo construyó una réplica del Titanic con Legos y juntos recorren el mundo


Brynjar Karl Birgisson es un niño islandés de 15 años, que tiene un trastorno del espectro autista y desde hace 10 años se ha embarcado en la difícil tarea de construir con Legos, la maqueta del Titanic más grande del mundo. Una vez lograda, el niño consiguió que su proyecto fuera expuesto en un museo de Estados Unidos.

Al inicio, la maqueta estaba conformada por 56 mil piezas, sin embargo, no fueron suficientes y terminó utilizando 65 mil. La tarea no fue fácil ni la logró de la noche a la mañana. De hecho, el niño originario de Reykjavik, Iceland construyó el “mini” Titanic en 11 meses. Un reto así requiere de una enorme paciencia y concentración, es por ello que resulta muy sorprendente que Brynjar tenía en aquel entonces tan solo 10 años cuando concluyó la réplica.

Tal es la fascinación por su logro que ha conseguido que su construcción sea expuesta en el Titanic Museum Attraction en Pigeon Forge, Tennessee.

La réplica fue trasladada cuidadosamente en 3 piezas desde Islandia y fue reconstruida en Estados Unidos. Brynjar tiene la afición por jugar con los bloques de construcción desde los 5 años. Ya sea seguir instrucciones o llevar a cabo sus propias ideas, a él le resulta igual de interesante.

Brynjar ha explicado que el proceso de construir el Titanic le ha ayudado mucho con su autoestima: "Cuando comencé el proyecto casi no podía comunicarme con los demás y ahora estoy aquí parado, en un escenario, y dando entrevistas. Me ha dado confianza". "Cuando comencé el proceso de construcción tenía a una persona ayudándome en la escuela en cada paso que daba, pero hoy estoy estudiando sin ningún tipo de apoyo. Mis notas han aumentado y mis compañeros de clase me consideran su compañero. He tenido la oportunidad de viajar, explorar y conocer personas maravillosas", ha añadido. "Esta experiencia me ha ayudado mucho con mi autismo", ha declarado niño en The Guardian. "A pesar de que sigo siéndolo", ha continuado el pequeño, "y siempre lo seré. He sido educado para ser lo más normal posible. Lo que quiera que sea ser normal".

El TEA es un trastorno neurobiológico del desarrollo que se manifiesta durante los tres primeros años de vida y que perdurará a lo largo de todo el ciclo vital. Fundamentalmente, afecta la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros, la imaginación y la conducta entre otras cosas. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos.

Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos. La incidencia es de unos 60 casos por cada 10.000 niños. En España, con una estimación de 13.000 niños afectados, las estadísticas constatan que existen entre uno y dos casos por cada 1.000 niños.